VOL. IV: Deni Rodríguez Ballejo

by MAMBO

/
  • Streaming + Download

    Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

      name your price

     

1.
2.
00:22
3.
01:21
4.
03:34
5.
01:41

credits

released November 10, 2016

Deni Rodríguez Ballejo nació el 10 de febrero de 1991 en el barrio de Temperley. Publicó la plaqueta “Los colmillos” y el libro de poemas “FINTA” por Ludwig Ediciones. Organiza, junto a Tuti Curani y Enzo Campos Córdoba, el CLUB DEL QUIEBRE, un ciclo de lecturas de poesía y música. Tiene inéditos una novela que se llama “Cancún Magenta” y un poemario titulado “Irradia”. Ahora mismo tiene en proyecto un nuevo libro de poemas con la editorial Dagas del Sur, del cual seguramente formen parte estos poemas.
+ en: ufrubi.tumblr.com

Todos los poemas pertenecen a Deni Rodríguez Ballejo, salvo por el 1 que se encuentra en “Contra el secreto profesional” y es de César Vallejo

Arte de tapa x Tuti Curani
+ en: www.flickr.com/photos/alergia_cerebral/

Producido y grabado por MAMBO CULTURAL en el estudio de La Otra.

tags

license

all rights reserved

about

MAMBO Argentina

MAMBO CULTURAL es una plataforma de producción y difusión de contenidos artísticos y culturales que se enfoca en la escena local (Argentina) y autogestiva, sin dejar de dialogar con aquellas expresiones pertenecientes a circuitos diversos. De este modo, el proyecto se constituye como un circular de información constante en el que conviven diferentes voces e intereses. ... more

contact / help

Contact MAMBO

Streaming and
Download help

Redeem code

Track Name: 01 (Cesar Vallejo)
Quiero perderme por falta de caminos. Siento el ansia de perderme definitivamente, no ya en el mundo ni en la moral, sino en la vida y por obra de la vida. Odio las calles y los senderos que no permiten perderse. La ciudad y el campo son así. No es posible en ella la pérdida, que no la perdición, de un espíritu. En el campo y en la cuidad, se esta demasiado asistido de rutas, flechas y señales para poder perderse. Uno esta allí indefectiblemente situado. Al revés de lo que le ocurrió a Wilde, la mañana que iba a morir en París, a mi me ocurre en la cuidad amanecer siempre rodeado de todo, del peine, de la pastilla de jabón, de todo. Amanezco en el mundo y con el mundo, en mí mismo y conmigo mismo. Llamo e inevitablemente me contestan y se oye mi llamada. Salgo a la calle y hay calle. Me echo a pensar y hay pensamiento. Esto es desesperante.
Track Name: 02
no sé a qué me hace acordar
no sé si es a una época
o a otra canción
aquel era el lugar ideal para enamorarnos
y que quedara ahí, grabado en ese cuaderno
o entre recuerdos

la madrugada
yo no sé si es el paso
o el peso
del tiempo pero son
las tres de la mañana
y todo me atraviesa
y todo está tan lejos
hoy
Track Name: 03
como el que va y se introduce en una cavidad oscura, un hueco que simplemente vislumbra, por curiosidad. va y se introduce. o como el que aguarda paciente mirando gotear el café en la máquina y tiene a mano su taza de preferencia. como el que ha perdido su esquema de referencia y una hora se le han vuelto diez. o viceversa. como el que casualmente levanta la vista y sin querer encuentra el infinito. como el que niega la existencia de cualquier tipo de casualidad. como el que agarra un atlas en la página 50 y memoriza palabra por palabra. como el que da cuenta que en esa cavidad oscura en la que se metió ya no tendrá salida, pero igual investiga. como el que inventa una alternativa donde otros no verían más que la inexistencia más nimia. como el que se depara a sí mismo su propio ostracismo, o al tropezar y caer de rodillas al piso se reintroduce al ejercicio de gatear. como el que creyendo tener a mano la taza al estirar el brazo encuentra una lira. y delira, comienza a delirar. como el que ya no puede con su vida. como el que se ha dicho que ya no puede más. y va y puede. como el que reza su oración, en silencio, en la más profunda intimidad. como quien cierra los ojos para orar. como quien se distrae y sin querer se pierde un siglo
Track Name: 04
narrar es un insoportable oficio.

es lunes, día de mierda si los hay, y no traigo en mis bolsillos precisamente canciones.
se multiplican mis insultos a la gravedad, repaso el vacío en el hacinamiento cotidiano. asumo los sucesos.
mientras tanto una bestia incesante avanza sobre todo, incapaz, ella misma, de detenerse.
no leo diarios, me abastezco de la información que ofrece el internet, que si bien me alarma, no acaba por espantarme definitivamente.
ya nada me halaga, eso es seguro.
creo que enloquezco pero algo me detiene, siempre permanezco en la cordura.
la cordura entristece.
miro mi foto y ahí no estoy.
tampoco soy aquel,
esa pálida figura
de los documentos.
narrar es un insoportable oficio.
estoy riñendo con toda la gramática, aunque no lo parezca, vengo riñendo hace siglos.
sigo sin motivos, o los guardo. en mis bolsillos hay encargos. entro y salgo incesantemente de un recuerdo.
¿qué puedo decirte, qué susurrarte?
podría herirte incluso, en este atroz estado de ánimo me pongo hiriente, y me cuesta sonreír o tener palabras corteses. no hay precisión para mí en la palabra de hoy. entonces avanzo en la rueda, avanzo desde el que era hasta el que soy.
no hay luchas ya en este mundo
solamente:
una bestia incesante avanza sobre todo, incapaz, ella misma, de detenerse.
duele por demás sin calmarse el hambre.
trabajar es una inercia que aplasta.
pasan días como susurros, balas.
y no queda nada.
avanzo desde el que era
hasta el que soy. entera voz.
sirvo una copa de vino
profundamente morado.
bebo, y me igualo al que fui
o soñé una vez, sin principios. raro
pensar que alguna vez despertaría
podía ser yo
sin citar nombres. podía alejarme
soñarme un cristal irrompible, gritar:
NO SOY ESE
AQUEL DE LOS DOCUMENTOS
MIENTRAS ESO, INCESANTE
AVANZA AÚN SOBRE TODO
INCAPAZ DE
DETENERSE.
bebo entonces
no es para alterarse
permanezco en mi cristal, tan sedado
nadie podría enterarse, este grito
va entero para mí
en mí mismo.
esta copa es mi cristal -me advierto-
no, nada más hay que ilusiones vagas
esto no es un himno,
asumo, en el rigor de mi frazada.
no hay eco en la palabra escrita
hay vértigo de silencio
hay abismo
hay fantasmas.
ni risas, ni reídores.
y apenas belleza: conmovedora,
imposible de parodiar.
partir entonces la canción
hacerla partir, en un tren
ruidoso, que atraviese muchos barrios
hacerla sonar, medrando
poco a poco
haciéndoles oír el estribillo:
una bestia incesante avanza sobre todo, incapaz, ella misma, de detenerse.
mancillado por todas estas cosas
entro y salgo sin cesar de un recuerdo
soy llama, lumbre soy, ardor en todo
todo se hace fuego a mi alrededor.
y mientras tanto afuera el agua fría
y en ella, sin ley, la bestia incesante,
porque ya no hay luchas en este mundo.
¿tendrán sentido estas crudas palabras
que canto con inusitado fervor,
jóven cantor,
en mi cristal?
no hay relámpagos en el cielo de hoy
ni mar cerca.
perseguido
por los caprichos de la suerte, canto

porque:
narrar es un insoportable oficio
Track Name: 05
cabalgo
por horas
atravesando auroras
hectáreas alambradas

campos inmensos
privados
atiborrados
de agua

campos abandonados
tierras incultas
montes, llanuras
enormes montañas que asustan

nevados picos
a la luz de ese sol indemne
terrible

como el silencio
de la siesta en los pueblos
sus casas

la soledad de los recuerdos
un galope montado a pelo
atravesando esteros
admirando el océano

y arenas
secretos
arrastrados por sedimentos
y hasta mis 3 abuelos muertos

que jamás conocí
los cabalgo también
son míos
son nuestros

rostros en fotos
cual testimonios
posturas suspendidas
peinados demodé

testamentos
herencias
miseria
y en las paredes, cruces

mucha esperanza
demasiada esperanza
toneladas, volquetes
repletos
de escombros de esperanza

obviamente por esos tiempos
yo no entendía
y desconfiaba más que nada
llenaba de juguetes
la pequeña mochila de mi orgullo

miraba pasar todos esos días
que son ahora recuerdos
que aún cabalgo
que ahora mismo
estoy cabalgando

y recuerdo también
cuando tenía mucho miedo
rezaba
y que antes de que el tío falleciera
recé un montón de padres nuestros

pero el tío insolente
se quiso ir
igual
sin importarle el dios
que nos permite cabalgar
que acompaña los llantos
y concede ángeles terribles

mientras mi vieja
lloraba
sacada
diciendo mi hermanito
mi hermanito
mi hermanito

y nos llevaban a la plaza
nos sentaban en las hamacas
porque éramos chiquitos
dos nenes argentinos
sin ni la más remota idea de la muerte